Saludos amigo José Antonio, te escribo para enviarte mi experiencia con la mente cósmica.
Gracias por este gran regalo y esta oportunidad que nos has dado para seguir elevando nuestro nivel de conciencia, nuevamente felicidades porque pienso que el experimento fue todo un éxito, lo lograste!! Como nos comentaste todo estaba perfecto y hecho con tanto amor que no había dudas de que saliera bien.

En esta ocasión mi experiencia no fue algo espectacular en cuanto a visiones, mensajes o contactos divinos, pero sí percibí luces, me dejé llevar por el sonido tan mágico y envolvente y percibí cómo se iban activando los chakras a lo largo de la sesión. Hasta "yo soy luz" me pareció una meditación normal: energía agradable, caliente, sedante, profundidad... A partir de ahí y sobre todo con los sonidos solfeggio sentí la energía más potente, como si se despejaran y activaran zonas en la cabeza, en los hemisferios cerebrales, y también por otras zonas del cuerpo. Sentí mucha energía, fue un auténtico "pelotazo" y movimiento, hasta me pareció que se movía la silla!! En la garganta se acumuló mucha energía y se quedó como atorada, de echo, después de la sesión tenía ganas de contar mi experiencia pero no pude, fue como si la energía me impidiera hablar, más tarde me entró tos y sentí como afonía, pero en las horas siguientes fue desapareciendo... entiendo que esa energía acumulada se fue limpiando poco a poco.

Si tuviera que comparar lo que sentí con alguna otra esperiencia que he vivido diría que los efectos de una sesión de una hora en la "mente cósmica" son muy similares a los producidos después de 10 horas de meditación vipassana diarias del curso de Goenka (sí, 10 horas de meditación!! no seguidas, pero sí diarias). Puede incluso que los efectos producidos en la mente cósmica sean todavía más potentes porque cinco días después todavía los sentimos... y, sinceramente, no pienso que vayan a desaparecer. Mi esposa Mara y yo pudimos comprobar que después de la experiencia todos los chakras principales estaban más activos, giraban a más velocidad y de forma más equilibrada. Estos efectos no son solamente físico-energéticos, la elevación de frecuencia vibratoria es lo que más se siente pero también se producen otros cambios más profundos a otros niveles más elevados... me refiero a claridad y expansión mental, facilidad para meditar (las meditaciones son más profundas) y más paz interior (estos cambios se parecen a los que se producen en la Reconexión). En definitiva, se produce un gran impulso, un empujón en el camino espiritual.

A continuación te envío una lista con los síntomas que sentí por si te sirven para hacer algún estudio comparativo.

Sensaciones después de la experiencia:

más energía en general, elevación de frecuencia vibratoria,
más actividad cerebral, energía en la cabeza, en la parte superior y en la frente, también como si se despejaran zonas,
ligero mareo,
ligero dolor de ojos y oídos, 
energía acumulada en la garganta, no me dejaba hablar bien, incluso más tarde me entró tos y afonía,
energía acumulada en el abdomen,
calor,
más facilidad para meditar y meditaciones más profundas,
más expansión y claridad mental,
más paz interior, más separación del ego,
mayor control mental y emocional.

Hemos sido unos privilegiados en ser los primeros en poder disfrutar de la mente cósmica pero espero que muy pronto estos temazcales, iglús o templos cósmicos se extiendan por todas las ciudades del mundo porque sería maravilloso para todos... así lo imagino.

Gracias nuevamente y un gran abrazo

Jesús Salán