Las frecuencias Solfeggio son sonidos antiguamente utilizados en cantos gregorianos que se creía que al cantarlos se impartía una bendición y una gracia especial.
Actualmente se ha podido comprobar como estas frecuencias pueden alterar y modificar la vibración de las persoans ayudandolse en su crecimiento interior. Gracias a tu redescubridor, el Dr Josepoh Puleocomo, estas frecuencias, tras haber sido ocultadas y eliminadas del sistema musical tonal, han vuelto a salir a la luz.
 
 
LA FRECUENCIAS:
UT – 396 Hz – Frecuencia para liberar el miedo y la culpabilidad
RE – 417 Hz – Frecuencia para deshacer las situaciones y facilitar el cambio
MI – 528 Hz – Frecuenica para la transformación y los milagros. Reparación del ADN
FA – 639 Hz – Frecuencia para la conexión y las relaciones
SOL – 741 Hz – Frecuencia para el despertar de la intuición
LA – 852 Hz – Frecuencia para volver al orden espiritual
La luz, la materia y el sonido se componen de diversas velocidades de vibración, y son el resultado de la octava a la que resuenan. Al vibrar las imágenes y el sonido en la conciencia del receptor, se activan las propiedades descritas en él.
Algunas frecuencias tienen la capacidad de mejorar la percepción espiritual de la conciencia, ya que inducen a que la mente y el cuerpo empiecen a resonar con ellas. Cada frecuencia, realiza una función específica según las leyes del universo.

Toda curación e iluminación espiritual necesita una corrección de la percepción. Tenemos que cambiar nuestro punto de vista a fin de alinearnos con la ley universal, en vez de luchar contra ella. La música puede favorecer esta integración. Su vibración hace que podamos olvidarnos de nosotros mismos y aprendamos poco a poco a vibrar en tonos superiores de conciencia.
Las frecuencias Solfeggio tienen relación con la Geometría Sagrada, y los números que las representan están vinculados matemáticamente formando una secuencia, como otras que se han hecho famosas, por ejemplo la Secuencia Fibonacci, o Número de Fibonacci
Se adjunta unas meditaciones visuales con música a diferentes frecuencias.Es aconsejable escucharlo con auriculares

Como estos tipos diferentes de tonos afectan nuestra salud
Consecuentemente, a partir de que toda la música de nuestro mundo contemporáneo (desde comerciales hasta modernos himnos y sinfonías), han sido compuestos utilizando la escala de Doce Tonos, toda ella tiene límites vibracionales. Como resultado la frecuencia vibracional de los tonos de la música moderna, puede crear situaciones como “ encierro mental”, emociones inútiles o suprimidas, y pérdidas de conciencia real basadas en el miedo, todas las cuales tienden a manifestarse en síntomas físicos de “enfermedad”.
Esto, en contraste con la música creada a partir de la Escala del Antiguo Solfeggio, la cual estimula la vibración de creatividad expansiva, resolución rápida y sencilla de los problemas, y salud holística.
Nuevamente, deberíamos notar que a pesar de que algunas de las notas contemporáneas se aproximen al Solfeggio, no tienen las mismas frecuencias que los tonos antiguos. Por ejemplo: el tono del Solfeggio correspondiente a MI, vibra a 528 Hz. El más aproximado y comparable de los modernos, es el DO (C para la notación musical americana), sobre el medio C, el cual vibra a 512 Hz. Las investigaciones indican